Melocotones al vino


Supongo que serán conocidos más allá de las fronteras murcianas, pero en Murcia es un clásico en estos tiempos (plena temporada del melocotón)

Si tuviera que elegir los mejores años, y el mejor lugar, sin duda eligiría los veranos en casa de mi tía Cati, en el campo, cuando era pequeña. Cuando empezaba a apretar el calor, ella y su familia dejaban el pueblo para irse a su casa de campo (a apenas 10 kilómetros) y con ellos iba yo, y un buen número más de primos. Unos éramos fijos, de diario, y otros de manera más eventual, la cosa es que aquella casa, fue durante años la casa de todos. Con más camas que un hotel (¡aquellas literas!) y una enorme piscina, los mejores años de mi vida, pasan allí, en familia, entre juegos...

Me acuerdo casi a diario de aquellos desayunos en una mesa grande, en el porche, con mis primos; de las tostadas que mi tía nos preparaba... y es que ahora, siempre que las preparo en casa, el olor, me recuerda a aquellos tiempos.


*Esta foto debe tener unos 20 años a juzgar por el tamaño de esa miñoca que se adivina sobre la colchoneta amarilla, al fondo (yo)

Me acuerdo de los baños en la piscina, de los despertares, de la primera videoconsola en casa, de las noches fresquitas viendo la tele en el porche, de las excursiones por aquellos caminos hasta el lago, a buscar sapos y ranas... de cómo mi primo Diego me enseñó a comer (nunca probaba cosas raras, y él fue de los primeros que consiguió que probara platos tan raros como los spaguettis) de la ansiedad por comer y volver a la piscina, de la leche con canela y limón que merendábamos y los sandwich de nocilla, de los asados que preparaban mis tías y mi madre cada domingo... era una familia tan unida, que mis primos y yo no decíamos "mi madre" o "tu madre". Decíamos "las madres" y es que todos, éramos uno, y más en verano, que no nos separábamos.

De aquellos años, recuerdo también esta bebida, bastante frecuente en las comidas de verano. Los melocotones, vienen precisamente de mi tía Cati, que me los mandó con mis padres cuando me visitaron hace un par de semanas, y después de comerlos de mil maneras, y antes de que se pusieran feos, mi madre me sugirió que preparara una jarra, y luego me echara una siesta, porque os aseguro, que después de una de estas jarras... ¡¡¡se precisa siesta!!!

La frase de Pablo después de 2 copas fue "esto te hace pensar". Es poderoso.

Os lo recomiendo ampliamente, fresquito, con buen vino y con buenos melocotones vais a obtener una bebida que os va a encantar, seguro. Y la podéis personalizar, hay quien le añade algo de canela, un poco de naranja... pero el original, al menos en mi familia, es éste.
Eso sí, precaución, que entre lo dulce y lo fresquito, entra fácil... y luego vienen los "ays".

Ingredientes:
  • 1 litro de vino tinto 
  • 8 melocotones hermosos
  • 8 cucharadas de azúcar
  • hielo (opcional)
Pelamos los melocotones, los cortamos en rodajitas y los vamos poniendo en una jarra alta, o en el bol donde los vayamos a servir. Imagen 1.

Añadimos vino tinto hasta cubrir los melocotones, aproximadamente para 8 melocotones necesitaremos 1 litro. Imagen 2.


Ponemos tantas cucharadas de azúcar como melocotones, 8 en éste caso, y removemos bien.
Catamos para ver si está a nuestro gusto de dulce, y ponemos a enfriar un par de horas.

Servimos muy frío, o con hielos (en vaso alto) unas cuantas cuñas del melocotón, y el vino.

Buen provecho.


*Cuenta mi madre, que está era la bebida-postre de los pobres hace años. Dice que en su casa, era muy común prepararlo en verano, y que mi abuelo, siempre que venía de trabajar, gustaba de encontrarse una jarra fría. Tenían bebida para la comida, y se aprovechaba el melocotón, empapadito del vino, para el postre. Historias...

Os dejo también el prometido archivo PDF con la recopilación de las recetas participantes en el concurso "recetas de verano"
Ya lo puse hace un par de días en facebook, y sé que algunos ya lo habéis descargado, pero para los que aún no teníais noticias, ahí queda, espero que os guste.














Título: Concurso recetas de verano 
Autor: Cocinando en mi isla amarilla y participantes en el concurso 
Fecha de publicación: 27-08-2010


No deberías tener ningún problema para descargarlo (gratuitamente) en caso contrario, poned un comentario o escribidme un mail y lo miramos.

Igualmente, tenéis una sección de descargas, en la que podéis encontrar otras 2 recopilaciones más de recetas (filloas y naranjas)

Espero que os sea de utilidad.

47 comentarios, animate a dejar el tuyo!:

Gloria dijo...

Parece mentira lo que un aroma puede llegar a recordarnos. Una entrada preciosa y......rica porque sí.
Gracias por el recetario.
Un beso

Espe dijo...

que relato mas bonito y que refrescante..por la piscina y por el vinito

crismas dijo...

Como me ha gustado leerte!! es tan bonito tener esos recuerdos de la infancia!!
De miedo tienen que estar esos melocotones!!
En la entrada anterior no he podido hacerme seguidora, a ver si ahora tengo mas suerte!!
Besos

COCINA LIGHT dijo...

Que rico y fresco que se vé eso!!!

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Gracias chicas! la verdad es que echar la vista atrás, es rescatar mil y un recuerdos bonitos, seguro que nos pasa a todos.

Crismas, te lo acabo de poner en tu blog también, parece ser que es por un fallo de blogger general, que no permite hacerse seguidores, hay otros bloggers que lo han comentado, así que a ver si lo solucionan pronto y nos permite hacerlo.
Un besito.

Gloria, lo de los aromas conmigo es punto y aparte, me transportan literalmente a un lugar o una época, y con las tostadas, es una pasada! me siento a aquella mesa en cuanto huelo el "tostadito" Increíble.

Un beso a todas.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Tienes unos recuerdos muy bonitos, de esos que aunque pase el tiempo nunca se olvidan. Parece mentira como un olor sirve para traer esos recuerdos tan agradables.
Un bañito en esa piscina no iría nada mal.
Los melocotones con el sabor del vino tienen que ser deliciosos, al leer el título pensé que eran cocinados en el vino.
Besos.

Hugo, Naiara e Iria dijo...

Bonita historia :) Esos melocotones los pienso hacer en la próxima barbacoa, para competir con la sangría de mi prima.

En cuanto a lo que hablais de los olores es cierto, es lo que más recuerdos despierta.

jose manuel dijo...

Una historia entrañable. Esos melocotones me los tomaba de dos en dos. saludos

foodtravelandwine dijo...

Que bonita historia...me he acordado de mis veranos en la casa de campo....esto lo soliamos tomar.....pero con vino blanco....que ganas me dieron de una copita tuya....Abrazos, Marcela

Patricia dijo...

Qué bonitos son los recuerdos!, qué melocotones más borrachos. muxus

MªJosé dijo...

Una entrada muy entrañable, y que piscina hay ma metia ahora, pero bueno os dejaban beber vino de mas pequeñas jajajajaja, que chapuzón¡¡¡¡¡¡¡
Te ha quedado una bebida estupenda.
besoss guapaaa
Y garcais por las molestias de a ver creado un libro

Isa dijo...

Que bueno¡¡¡¡¡¡
Besos

EL BRECHA dijo...

Tienes una memoria sentimental del paladar alucinante. Además, la has trasladado al lenguaje dándole un puntazo melancólico muy guapo. Entrañable sin caer en lo ñoño.

La magdalena mojada en té que le desató a Proust la saga de recuerdos, palidece ante tus melocotones al vino.

Tal vez por la herencia murciana de mi casa, se estilaba mucho este mismo vino en su versión más pura. Sin naranja ni canela ni na de na.

También a mí me despierta muchos recuerdos, no solo de la infancia, periodo en el que yo ya apuntaba maneras de bala perdida y me amorraba a la jarra al más mínimo descuido de los adultos, sino de la adolescencia y primera juventud.

Durante varios veranos, fue parte de la rutina del sábado noche reunirnos los coleguillas más íntimos en mi casa y empapar la cena que nos metíamos entre pecho y espalda con este elixir, antes de salir por ahí. Cuatro jeviatas que cambiaban una vez por semana la sacrosanta birra por el vino con melocotón.

Besotes y a cuidarse, guapa.

Olga dijo...

Qué tiempos aquellos, yo también me iba al pueblo todos los veranos con mi hermana y eso era libertad y lo demás tonterías.
La verdad es que tiene que estar riquísimo, tipo sangría pero con melocotón.
En mi tierra, se hace con melocotones enteros y vino tinto y como postre.
Un saludin
Olga

cristina dijo...

que historia mas bonita y que rico estos melocotones yo no los conocia besitos

María Alonso dijo...

Muy refrescante y sabrosa tu receta.

Besitos!!!!!!!!!!!!!!!!

Jose dijo...

Fantástica historia y no menos fantástica receta fresquita.

Muchos besos.

P.D. El lbro te quedó precioso.

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Gracias por esos últimos comentarios. Ahora estoy a 1000 kilómetros y es complicado, pero tal y como pinta el día, me cambiaba rápidamente por un día de aquellos de campo, piscina, y jarrita de melocotones al vino.

Que tengáis buen domingo, y no sufráis mucho estos calores.

Un beso a todos.

Pier dijo...

ayy... por fin! me vuelven locos los melocotones con vino, también es muy típico en mi tierra, Italia quiero decir y no Napoles ;-)
Un beso,
Pier

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Ohhh, sobre el libro, gracias!!! espero que os sea de utilidad, así tenemos las recetas recopiladas, y es más fácil de consultar o imprimir.
Un abrazo.

Gabriela, clavo y canela dijo...

Hola hola!! que antojo bien frio y con melocotones. Gracias! esperaré al fin de semana, jeje..
besos
Gaby

mar dijo...

que bonito el comentario...vivan los tiempos de nuestra infancia cuando todo era jugar y reunirse y no existia salvame en horario infantil jjj. Que pena verdad? besitos

brujix dijo...

Me ha encantado la historia tan emotiva tan cargada de buenos recuerdos. Todos recordamos algunos veranos estupendos en algún sitio, cuando todo parecía más divertido. Es lo mejor de ser niño, que te dan un palo y ya estás entretenido un buen rato. Muy rico esos melocotones, aunque yo la receta la llamaría "vino al melocotón", más que melocotones al vino ajajajajaja

Besis!!

Bouganvilla dijo...

¡Ay qué peligro tienen esos melocotones! Son de esas recetas para tomarse sentado y relajado,..y no intentar levantarse despues, ja,ja...
Me recuerdan a la sangría que hace mi marido, que está deliciosa, pero es perversa, perversa, je, je.

Me ha gustado muchísimo tu introducción a la receta, si se le pudiera poner etiqueta yo le pondría "esencia de alcantarisa" (¿has visto mi otro blog?)

No hay nada más hermoso que una memoria agradecida, muchos besitos bouganvilleros.

asj dijo...

Una entrada muy entrañable y es curioso de las cosas que recordamos como las mejores, suelen ser las más simples e inocentes...

En fin, voy a ponerme un vasito!! jajaja

besos

Juana dijo...

Una receta fresquita y apetitosa, además los pequeños recuerdos la hacen muy entrañable.
Besos!

Angie dijo...

Deliciosa bebida e historia, Isabel. Gracias por el recopilatorio del verano!!!!! y muchos besitos.

Gupanla dijo...

Nunca te acostaras sin saber una cosa mas.....es lo bueno de compartir recetas ( y recuerdos), con personas de otros lugares....jamas habria pensado que existia este "elixir"....tiene buena pinta, habra que probarlo..!!!

Sara dijo...

Que de recuerdos verdad? como es posible tener tantas cosas bonitas que contar y que esto nos venga inspirado por ese fruto maravilloso, es total esto de la mente.
Tomo nota, mil besos

♡ Ambar ♡ dijo...

Enhorabuena por tu premio, esa lasaña prometía!!

Los melocotones riquísimos!
Un saludo!!!

Claudia Varleta dijo...

Que recuerdos más lindos. Me encanto tu refresco para mayores me lo anoto para cuando tengamos veranito.
saludos

Canelaytu dijo...

que entrañable!!!! esos recuerdos son los que nos hace sentir especiales.
Que bonito!!!
unos melocotones deliciosos!!!
Un abrazo

Maria Dolores dijo...

Que recuerdos me traes, la de melocotones que he pelado yo; mi madre es Murciana y me pasaba los veranos en la playa y mi padre preparaba una jarrita, los niños no podiamos pero cuando nos haciamos mayorcitos ya nos dejaba comer el melocotón y que rico estaba ese "malacaton"
Saludos

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Es curioso lo que un olor o sabor puede provocar en nosotros. La verdad es que pensé que sería la única que se pega estos "viajes" cuando un olor conocido me asalta... veo que es algo común. Y cómo se disfruta, verdad!!!!

Muchísimas gracias por todos los comentarios, aún quedan unos cuantos días buenos de verano para catar esta bebida!

Marisa dijo...

Holaaaa, qué rica bebida! a mi me recuerda a la sangría que se hace en mi casa. Hay un montón de olores y de sabores que nos transportan a la infancia en un pispas verdad? qué bueno.
Oye, respecto a lo de las harinas, entra en
http://www.santaritaharinas.com , les mandas un correo diciendo que tienes un blog de cocina y que estás muy interesada en probar sus productos y !voila! te mandan un paquetito. A ver si tienes suerte.
Un besoooo

dulceshoras dijo...

De mis veranos, como buena mallorquina, recuerdo por encima de todo el olor del mar, de la playa.. el sabor de los bistecs rebozados y la tortilla de patata mmmm me pongo mala!!!!

esta bebida tiene que estar muy rica, mi abuela hacía algo parecido pero con vino blanco! le preguntaré a ver si consigo la receta secreta!

un besito!

Alicia dijo...

Que entrada más bonita!!!!!! Y sobre todo también que rica la bebida... a mi también me encanta!

Besillos

Pd. En cuanto pueda me descargo el PDF

Ague dijo...

Divinos recuerdos,muy bonito el post y fresquito con esos calores,
y esos melocotones,
todo una delicia.
Un besito.

Alice dijo...

Sin duda una bebida muy poderosa jejeje. Probaré tu pócima a ver que efectos tiene. Un besito

luisa dijo...

Que ricos melocotones y esos recuerdos que te vienen de algun aroma, sabor... mas rico todavia te parecen. Un besote guapa.

Carmela ( Sunflower ) dijo...

La receta de 10 como siempre, pero, el relato ya es un lujo añadido. Besos.

Caldebarcos dijo...

me encantan esos recuerdos tan bonitos que nos cuentas. Que tiempos aquellos...
La bebida no la había oído nunca , pero desde luego que si que será de las de tener cuidadín, cuidadín.
Biquiños

Cris dijo...

Dice Galeano que estamos fabricando las nostalgias del futuro y de ellas darán cuenta, seguramente esos niños de la piscina cuando crezcan!
En cuanto al vinito con melocotones, bien maduros, deliciosos!!!

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Gracias amores! si algo me dice que nos hacemos "mayores" es pasar más tiempo recordando pasado, que pensando en futuro, manda "webos"! qué nostálgicos nos ponemos a veces...

Un abrazo.

Mª Carmen dijo...

A mí también me encanta el sabor del melocotón de la sangría. He descargado el pdf, gracias, están fenomenal las recetas, pero no he podido hacerme seguidor me dice que no encuentra la pag. ya volveré a pasar. Un beso

Falcon dijo...

que delicia! la verdad me encantaría cocinarlos!! yo siempre saco recetas de Kraft Foods Argentina espero encontrar para realizar este melocotón, pero sin duda que me re ayudaste para la preparación!

Alcantarisa dijo...

Mª Carmen, a veces blogger se pone pesado y da error, espero que se solucione, suele ser cosa de un ratín. Beoss y gracias.

Falcon, me alegra que te guste! de veras que es muy muy rico, y más ahora que llega el veranito.
Un abrazo.

Publicar un comentario

Si has tomado unos minutos para llegar hasta aquí y comentar esta receta: ¡muchísimas gracias!

Este blog está temporalmente inactivo, por eso es posible que si pones un mensaje, tarde en publicarse, o tarde en responder. Como podrás ver en la página princial, hace meses que no puedo actualizarlo por falta de tiempo.

Espero, en cualquier caso, espero que las recetas te sean de ayuda. Gracias por tu visita.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts with Thumbnails