Logroño ¡para comérselo! - 3 días para descubrir la ciudad y su gastronomía (1ª parte)



Una y mil veces abortado, este viaje estaba preparado casi-casi desde el siguiente fin de semana en que marché de Logroño, a finales de Junio de 2008, esto es, hace 2 años!
Durante este tiempo, mucho he hablado y vendido Logroño, haciendo incluso rutas de fin de semana para compañeros de trabajo que la iban a visitar, y me pedían consejo.
Pero todo este tiempo, tenía esa espinita clavada por volver, por pasear por las que fueron mis calles, comer en los que fueron mis restaurantes, y ver caras conocidas.

He tenido una sensación extraña al volver, algo así como un cierto vértigo al ver cómo cambia la vida, en tan poco tiempo. Y es que yo quise concentrar en un sólo fin de semana, lo que era mi vida diaria, y se hacía harto complicado. Faltaban días para ver, hacer, comer y beber. Pero nos hemos apañao...

Desde que decidí que íbamos a marchar, tenía clara también una cosa, y es el amplísimo reportaje que le dedicaría a la que considero una de mis tierras, para que podáis ver en imágenes lo bonito que es Logroño, y podáis echar un ojo a su gastronomía.

Me ha sorprendido la cantidad de turistas que he encontrado, mapa en mano y cámara de fotos al cuello, disfrutando encantados de patear sus calles. Y es que Logroño es una ciudad cómoda para descubrir a pie (sólo os adelanto que llegamos el viernes a media tarde, aparcamos y no hemos vuelto a coger coche, taxi, bus o tren para movernos. Miento, lo cogimos el sábado para un pequeño trayecto, por pura pereza de mi compañero) En una pequeña pateada recorres los puntos más importantes (eso sí, quedó mucho por ver, algunos amigos, muchos pueblos, alguna bodega... pero eso queda pendiente para la próxima)

Espero que os guste este reportaje de un fin de semana gastronómico en Logroño, y os anime a pasar allí unos días, seguro que no os decepciona.

Salimos de A Coruña el viernes a las 14.00h (sin comer)

Nos esperan alrededor de 6 horas de viaje, y puesto que vamos con bastante tiempo, decidimos parar en el alto del Cebreiro a comer en un merendero, cielo azul y el primer sol que pica en Galicia en esta primavera 2010.


Proseguimos el camino y al conductor oficial le entra el sueño. Hacemos una paradita y mientras él se echa una siesta, yo doy un paseo, tomo un café y saco un par de fotos del paisaje.

Si os fijáis, al fondo las montañas estaban cargaditas de nieve.

Nos queda mucho asfalto por delante...


Por fin, entramos en La Rioja. Experimento un "subidón, subidón". Vamos, esa emoción que uno siente cuando vuelve a casa.


Vemos los primeros campos de viñas y a mi me empiezan a rugir las tripas pensando en el fin de semana gastronómico que nos espera. ¡Vamos a por todas!


Cuando veo el cartel con la salida de Logroño, ya sí que me emociono, 2 años después, por fin vuelvo.


Y viendo su silueta desde el coche, me pregunto cómo he aguantado tanto tiempo sin volver.

Primeros edificios conocidos, el Palacio de Deportes de la Rioja, junto al Estadio de las Gaunas.


En la rotonda de entrada a la ciudad, tomamos la segunda salida, en dirección hacia el centro. Tenemos reservado un hotel en el centro, al lado de la Gran vía. El hotel en cuestión es el Condes de Haro de 3 estrellas. No era nuestra primera opción, pero después de mucho comparar precios y situaciones, nos decantamos por este, pues aunque es "un poco menos bonito" que el Hotel Portales o el Hotel F&G (en los que nos hemos alojado en otras ocasiones) es bastante más barato y también está el centro, lo que nos permitirá aparcar el coche y no volver a moverlo. Está en la Calle Saturnino Ulargui, paralelo a la Gran Vía y a dos pasos del casco Antiguo. El alojamiento nos salió por 54 euros la noche para 2, osea, las 2 noches nos costaron 108 euros en total.


Las habitaciones son sencillas, 2 camas, una televisión bien maja, y moqueta en el suelo (la odio) pero sabemos a lo que venimos, al buen comer y beber, y lo que nos prima es la cercanía, así que bien estamos.


El hotel limpio, tranquilo y con buen servicio. Correcto.

Llegamos a las 21.00 aproximadamente por cierto, un buen tute de carretera, pero una vez colocada la ropa en el armario, nos preparamos para el primer homenaje.

Tenemos reserva en el Restaurante Cid, en la Calle Industria nº9 (tlfno 941208841, os recomiendo reservar)
Nunca he tenido una decepción con este restaurante, y siempre que he tenido invitados a los que querer contentar, les llevaba allí. Comida muy buena, en cantidad y con precios ajustados.

Nos dan mesa rápidamente, y pronto viene un camarero para leernos la carta. Sí, leernos, porque el Cid no tiene carta, pero no os asusteis, que ya os digo que nunca los he maldecido por hacerme gastar un dineral.

Pedimos una tabla de embutidos de primero, y de segundo, ambos nos decantamos por el cordero asado. Para beber, un Muga crianza 2005, que nos encantó.
3 minutos después de pedir, el camarero nos sirve el pan, y el vino, y un par de minutos después aparece con una buena ración de mejillones, y nos la planta en la mesa. Yo miro al camarero pensando "no hemos pedido esto" y nos dice "esto os lo regalo yo" Le decimos que es mucho, que un pinchito vale, pero que es una fuente enorme y nos dice "sois gallegos, no? pues para que probéis cómo hacemos los mejillones"


A mí me entra la risa porque no hemos avisado de dónde venimos y me causa guasa ver que mi nuevo acento se nota tantísimo.

Para mi gusto, los mejillones más ricos que he comido hasta hoy. Como bien decía Pablo "no son los de Lorbé" (por lo grandes que son) pero estaban muy bien cocinados.

Nada más acabar el plato, aparece con los embutidos y el olor nos deja planchaos'
Mención especial al lomo y al paté, una delicia.


De segundo, como sabéis, un cordero con patatas. Jugosísimo, con una salsa de aceite y ajitos con la que pienso experimentar en casa, muy tierno (casi se deshacía al cortarlo) y con una piel crujientita que era una maravilla. La salsa, inigualable, para mojar pan.

Lo de los postres ya fue más cosa de gula que de apetito, porque después de este festival, hambre no teníamos, pero yo no suelo marcharme de un restaurante sin poner un puntito dulce.

Yo tomé una tarta de chocolate (bastante mejorable, no me volvió loca) y Pablo un arroz con leche buenísimo. No suelo tomar nunca arroz con leche, no me suele gustar, pero metí la cuchara un par de veces en la copa de mi socio, estaba perfecto.



El detalle de los mejillones estuvo bien (muy bien), pero acabamos los postres, y nos trajeron una botella de licor de hierbas y 2 vasos de chupito helados, y nos avisaron de que la casa invitaba. Yo bebí medio chupito, por aquello de brindar, pero mi troll se bajó al menos 3 chupitos (dice que es digestivo, y buena falta nos hacía)

La cuenta, buena. 72'50€ Teniendo en cuenta que la botella de Muga ya estaba en 17 euros, que también tomamos agua aparte, y que los postres suben un tanto la cuenta, me pareció muy buen precio, es más, ambos coincidimos en que fue una de las mejores cenas que nos hemos dado en tiempos, muy buena comida, muy buen servicio, y unos detalles que suman nota. Para volver, sin duda.

Salimos del restaurante, y con una temperatura tan buena, nos marchamos de terrazas a la calle Portales, y esa noche, lo dimos todo en los pubs de la zona de fiesta.

Detalle de banderas de La Rioja y Logroño sobre uno de los bares de la zona de marcha.

Me daba pena estar allí y no pasar por uno de los bares por los que salía salir (tiempo atrás) así que escapamos para tomar unas cocteleras de piruleta. Wall Street, en la zona La Mayor, en la calle Carnicería. 10 euros la coctelera, y unos bailes en la noche Logroñesa.


Continuará......................................................

11 comentarios, animate a dejar el tuyo!:

Toñi (picapusa) dijo...

jo, me lo has dado tan paso a paso, que casi estoy viviendo el viaje eh??, que chulada, me encanta, estoy deseando el siguiente capítulo.

por cierto, a mi compinche también le gusta el muga, jejee.

besos!!

Caldebarcos dijo...

NOs has hecho ir contigo de viaje, gracias por el viaje. Lo has contado muy bien. No esperaba yo esta tarte ir a Logroñoy mucho menos comer esos manjares, toy empachá,,jeje
Biquiños

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Pues hay sitio en el coche para unos cuantos más, y esto sólo es el principio, aún queda todo un día de paseo por la ciudad, visita al mercado, comida en la Laurel con mil y un pinchos, vinos... Espero que os guste, por el vino no os preocupeis, que conduzco yo :D

Muchos besitos guapas y gracias por comentar!

Marisa dijo...

Holaaaa, esto si que es una pedazo de sorpresa!! no sé si te lo habré comentado alguna vez, pero soy una superenamorada de esta comunidad La Rioja. Tanto que me gustaría irme algún día a vivir allí, fijate! tengo una casa de campo en una aldea cerca de Ezcaray, si no lo conoces, tienes una escapada obligada a este pueblo que encandila a todo el que va.
Me ha encantado tu reportaje y me alegro un montón de que lo pasases tan bien.
Un besoooo

Laube dijo...

Bueno, bueno, yo ya estoy ansiosa de leer la segund aparte de este recorrido gastronómico. Logroño está en mi lista de viajes pendientes desde hace tiempo. Tengo una buena amiga riojana que me lo lleva diciendo la tira...
No nos dejes en ascuas, continúa, continúa!
Un besoteeeeeeeeeeeeeee

Canelaytu dijo...

Que bueno!!!! jejeje ya estoy deseando ver la segunda parte.
Yo estoy cerquita!! jajajaja
Un abrazo

MªJosé dijo...

Vaya recorrido má bonito debe de seer precioso que fotos tan increíbles has echado y la comidita de lujo que ricaaa.
Me encnatan las vistasss
A disfrutarrrr
besitosss guapaa

Alice dijo...

Me ha gustado mucho tu reportaje, vamos por la segunda parte que me he quedado con ganas. Un besito

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Chicas, mil gracias!!! si me hace ilusión normalmente leer un comentario, siendo de este artículo me alegran mucho más, porque me ha costado un montón prepararlo, escribir el texto, editar fotos, una pasada!!!
Marisa, yo cuando comentaste lo de los champis ya imaginé que también serías como yo, otra enamorada de Logroño y La Rioja, ya compartimos 2 aficiones! Conozco Ezcaray de un par de excursiones cuando vivía allí, la verdad es que La Rioja es preciosa y un lugar para vivir, lo mires por donde lo mires.


Laube, pues ya sabes, animate, no os va a faltar plan, ni comida y bebida que probar, os aseguro que en este fin de semana, gané 2 kilazos,que me ha costado trabajo quitarme! :D

Canela, pues ya sabes, a un pasito lo tienes, no tienes excusa para no aprovechar y pasarte un fin de semana por allí.

Mari Jose, gracias guapa como siempre. Ya verás en lo que viene por delante, los mejores pinchos de la laurel, buenos vinitos... si es que no se puede vivir mejor!

Alice, gracias también reina! ya está la segunda parte colgada, espero que os guste! Nunca preparé un reportaje con tanto cariño y entusiasmo!

Un besito a todas, gracias!!!

Fundación Logroño Turismo dijo...

Muchas gracias, preciosas fotos, desde Fundación Logroño Turismo recibe un cordial saludo.

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Gracias a vosotros por el comentario, que viniendo de donde viene, me hace doble ilusión.

Publicar un comentario en la entrada

Si has tomado unos minutos para llegar hasta aquí y comentar esta receta: ¡muchísimas gracias!

Este blog está temporalmente inactivo, por eso es posible que si pones un mensaje, tarde en publicarse, o tarde en responder. Como podrás ver en la página princial, hace meses que no puedo actualizarlo por falta de tiempo.

Espero, en cualquier caso, espero que las recetas te sean de ayuda. Gracias por tu visita.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts with Thumbnails