Tarta de Santiago





Ingredientes:
  • 3 huevos
  • 300 gramos de azúcar (unas 15 cucharadas)
  • 250 gramos de almendra molida
  • ralladura de 1 limón
  • azúcar glass
  • cruz de Santiago (ver plantilla abajo)

Hace unos 4 años, antes de que la vida diera otro de esos giros de tuerca que tanto sorprenden, decidí hacer el camino de Santiago. No tanto por el sentido religioso, sino por vivir esa experiencia, por tener unos días más austeros, de pensamiento, de descubrimiento... y por disfrutar de los preciosos paisajes que se pueden contemplar.
Miré rutas, fotos, consejos y foros, y finalmente, un cambio de planes llevó mis días de vacaciones a un sitio totalmente diferente, a la costa malagueña.

Por aquel entonces, yo vivía en Logroño y descubrir Galicia era uno de los planes pendientes.

Uno de esos giros de tuerca, tiempo después, puso a un gallego en mi vida, y aquí me ves, descubriendo Galicia desde dentro, disfrutando su gastronomía, sus paisajes y de sus gentes, día a día.

Y aquel plan cancelado del camino de Santiago, una mañana de domingo de enero, de despertar tardío (como deben ser los despertares de domingo) tomó sentido y encaminamos ruta hacia la ciudad santa. Empezar el camino de Santiago del revés, y en coche, eso sí que tiene de espiritual, de pensamiento, de descubrimiento...

La tarta de Santiago también era uno de esos pendientes que dejas para más adelante, pero este domingo, tomando un café en una cafetería de la ciudad que le da nombre, dije "no espero más. Esta semana toca Tarta de Santiago"

Y ahí estamos, con la tarta perfumando toda la casa, y mirando con cierta nostalgia las fotos de aquella excursión breve e improvisada, pero inolvidable.



En un bol, ponemos los 3 huevos. Batimos bien.



Añadimos el azúcar y volvemos a batir. Nos quedará una mezcla cremosa.



Incorporamos entonces la almendra picada (fina, tipo harina) y la ralladura de 1 limón. Removemos bien, consiguiendo que se mezclen todos los ingredientes.







Forramos un molde de unos 26 cm con papel especial para horno. Incorporamos la mezcla en el molde, sobre el papel y distribuimos bien, para que nos quede igualado.



Metemos al horno, precalentado a 160º durante 25-30 minutos (vigilad los tiempos, que los hornos son traicioneros) Comprobad siempre la cocción pinchando con un palillo. Si sale seco, está listo.

Durante el tiempo de cocción, aprovechamos para imprimir y recortar la siguiente plantilla. La cruz de Santiago.



*está hecho en tamaño Din A4, especial para imprimir sin retocar. Tiene el tamaño ideal para un molde de 26 centímetros, si usas otro tamaño, lo puedes modificar.




Pasado el tiempo de horno, retiramos nuestra tarta y dejamos enfriar.



Cuando la tarta esté fría, preparamos la decoración.



Para ello, colocamos nuestra plantilla de la cruz de Santiago bien centrada, y espolvoreamos azúcar glass por encima, de forma que toda la tarta queda blanquilla, a falta de la cruz, que nos dejará dibujada.
Retiramos la cruz con cuidado, para evitar que se pierda el dibujo.



Y voilá. Tarta de Santiago de pastelería.

















Una porción para el postre. O quizás con un buen café.







Buen provecho.


Por último, un par de regalos:
Pulsa el play y escucha ese "chove en Santiago" que tantas veces he cantado. Y mira las cuatro imágenes que he seleccionado de Santiago.





Este año, 2010 es Xacobeo. Si aún no conoces Santiago, aprovecha!



Santiago, monumental



Catedral, trasera.



Galicia es verde hasta en sus monumentos.



Gaiteiro



La pulsera con historia. Caminando por la Catedral, le recordé a mi troll, que hace muchos años, cuando yo era pequeña, mis abuelos visitaron Santiago y me trajeron una pulsera de conchas, con un botafumeiro colgando. La recordaba perfectamente, recordaba hasta el cierre, y la de veces que me la puse y me la quité aquellos años.
Me trajo bonitos recuerdos. Hoy ya no estamos todos...
Al salir, entré en la típica tienda de recuerdos, y allí estaba, la pulsera de mi infancia! Casi lloro de emoción al verla, las vueltas que da la vida. Hoy seré yo quien le regale la pulsera a mi abuela. Si Correos no lo impide, esta semana estará llegando a su casa.



Dentro.



Dentro.



Dentro.



Catedral, desde cerca.



Plaza del Obradoiro.



Placas en la plaza.



La Catedral. No debí de pasar menos de 5 minutos, mirándola, embobada, sin hablar. Maravillosa.



Catedral de Santiago.



Catedral.



Torre



Lateral catedral.



Las pequeñas calles de piedra.



Soportales de Santiago.



Espero que os haya gustado esta entrada con historia, algo más larga de lo habitual, pero deja buen regusto, no?

8 comentarios, animate a dejar el tuyo!:

Anónimo dijo...

Maravillosa tarta y maravillosa ciudad: para perderse unos días, caminar por sus calles de piedra, bajo la lluvia, meterse en sus cafés a degustar pequeñas porciones de este manjar...
Me ha gustado esta entrada, hablas bien de todos los lugares que habitas, eso dice mucho.

Y la tarta, que es lo importante, tiene un aspecto ideal. Enhorabuena (y gracias por ambientarlo con fotos de la ciudad, gana más encanto)

alcantarisa dijo...

Muchísimas gracias por tu comentario, me ha hecho especial ilusión!!!
La tarta, ideal, aún quedan unas porciones, y sabe tan rica como el primer día o más :)

Saludos.

Anónimo dijo...

Si soy sincera, no entre aqui para ver la tarta, estaba buscando una pulsera, la misma que en su dia te regalo tu abuela. A mi, la mia, me regaló una igual cuando era niña. Hace poco me la robaron (la llevaba en el bolso porque el cierre estaba roto y se llevaron todo), poco antes de que se cumpliera un año del fallecimiento de mi abuela. El disgusto fue enorme, pero ver que tu la has podido encontrar me da esperanzas. Estoy deseando tener unos dias libres para poder ir a Santiago y con suerte encontrarla como has hecho tu ^^ Gracias!

alcantarisa dijo...

Hola!
Vaya, tu comentario me emocionó, la verdad es que a este tipo de recuerdos les damos más valor cuando alguien falta. Yo desde que me he "reencontrado" con la pulsera siempre la llevo encima.
Si necesitas algún dato y puedo ayudarte... Yo encontré la pulsera en la tiendita que hay justo a la salida de la catedral. No creo que tengas dificultad por encontrarla alli. Si puedo ayudarte, de verdad, no lo dudes. Un saludo.

Anónimo dijo...

Muchísimas gracias, espero tener la misma suerte que tú y encontrarla a la primera ^^ jejeje. Sé que no tendría que darle tanta importancia a un objeto, pero cuando pierdes a alguien al que has querido tanto es casi imposible no aferrarse a las cosas que te recuerdan a esa persona. Estoy deseando visitar Santiago, siempre quise ir, pero ahora con más ganas ^^ Si al final voy, te cuento ;) De verdad, gracias por tu comentario, seguro que jamás pensaste que pudiera servir para ayudar a otra persona a "reencontrarse" con una pulsera ^^

alcantarisa dijo...

Seguro segurísimo. Mira que cuando lo puse tuve mis reservas, porque era algo personal mío, y esto al fin y al cabo es un blog de cocina... pero es que la pulsera y ese viajecillo formaban parte de la historia de la receta, y mira, ahora te ha servido a ti, me doy por feliz.
Si la encuentras, cuentame, me hará ilusión. Entiendo lo del aferrarse, cuando yo visité Santiago y me acordé de ella, no imaginé que pudiera encontrarla, pero mira por dónde, mi pareja me dijo "entra y pregunta" y allí estaba, junto al mostrador! Me emocioné muchísimo al verla.

Suerte, ya me contarás!
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Hola de nuevo, soy la "Anónima de la pulsera", jejeje. Ha pasado mucho tiempo, pero ha merecido la pena!!! Te cuento (aunque tampoco me quiero liar, que esto es un blog de cocina ^^). Después de hablar contigo, toda mi familia se entero de que podía recuperar la pulsera :p Tras unos meses, por fin tuve unos días libres y me anime a ir a Santiago de Compostela, con la tantísima "buena" suerte, de que antes de ir encontré trabajo... así que mi viaje (y mi búsqueda de la pulsera) se vieron pospuestos... Hace una semana, me abuelo me llamó y me dijo que se iba con un grupo de Jesuitas a Santiago y se acordó de que yo buscaba algo. Le explique al detalle como era la pulsera (le enseñe tu foto y todo ^^) y ayer, al llegar de su viaje... ÉL TAMBIÉN LA HABÍA ENCONTRADO!!!!! Ahora tiene doble valor para mi: cada vez que la mire o la lleve puesta me traerá a la memoria el amor de mi abuela y ahora, como no, me recordara siempre el esfuerzo de mi abuelo por encontrarla... Ahora tú también formas parte de toda la historia, pues si no llega a ser por tu comentario tal vez la hubiera dado por perdida para siempre. No existen palabras para agradecértelo... no me pongo mas sentimental que se me saltan las lagrimas.
Para finalizar, que sepas que me he leído todo tu blog, y aunque soy un desastre en la cocina me voy a atrever con las gominolas!!!!!!!! Jamas pensé que pudieran hacerse gominolas caseras!!!! De todo corazón, muchísimas gracias ^^

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

Qué ilusión volver a leerte después de tanto tiempo!! me alegra muchísimo que hayas encontrado la pulsera! esta receta es más bonita ahora por la historia que trae, y tus comentarios.
La verdad es que estos recuerdos del pasado, cuando se localizan nos emocionan al extremo... de verdad que he leído todo tu comentario con una sonrisa de kilómetros, gracias.

Cuando te animes con esas golosinas, ya me contarás! son una delicia, y caseras, son sanísimas!

Besos y mil gracias por tu comentario, me ha emocionado.

Publicar un comentario

Si has tomado unos minutos para llegar hasta aquí y comentar esta receta: ¡muchísimas gracias!

Este blog está temporalmente inactivo, por eso es posible que si pones un mensaje, tarde en publicarse, o tarde en responder. Como podrás ver en la página princial, hace meses que no puedo actualizarlo por falta de tiempo.

Espero, en cualquier caso, espero que las recetas te sean de ayuda. Gracias por tu visita.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts with Thumbnails